Personal, Política

AL AGUA PATOS

Es tanta la virulencia que lleva el ferrocarril

Que se planta en hora y media de Molledo a Portolín.

POPULAR (CANTABRIA)

Hace días que no me topo en el tren al simpar Enric. Voy confesar algo: ¡no se llama Enric! Ya lo suponíais, ¿verdad? Pero Enric existe, con ese nombre u otro. Y es el ciudadano de la calle que, quizá, en el tren, soy yo mismo.

Me habría agradado encontrarlo porque, como he indicado otras veces, charlar con personas no intoxicadas con ese humo penetrante y tupido que es la acción política, nos ayuda a respirar. Su aire limpio parece crear una suerte de burbuja de realidad de la calle que, necesariamente, nos arrastra a pensar con más claridad, con otra perspectiva.

En días atrás me preguntaba este hombre por asuntos de la actualidad política, por la corrupción que llena portadas de periódicos que apenas tienen portadas y casi nunca ya compramos en el quiosco. Hablábamos de financiación de partidos políticos y yo le contaba mi percepción sobre el asunto, nada optimista, por cierto. ¡Ojalá fuera cosa de chorizos! Es más grave aún. El caso Taula que tras EREs, púnicas, gürteles y malayas, parece el más de moda en estos días –con permiso de la Audiencia de Palma de Mallorca– es una muestra más de mis reflexiones en el tren. Quiero pensar que Enric ve las noticias ahora con otros ojos.

Pero me habría gustado, ayudado, quizá, que me preguntara por el asunto de moda, por esa cuestión que la militancia socialista parece no hablar en público para no distraer las declaraciones, no siempre lineales, de los miembros de la Ejecutiva Federal.

Es probable que mi actual condición de miembro del Parlament sea el más alto puesto de responsabilidad política que alcance en mi etapa de servidor público. Aunque me considero un militante disciplinado y, lo que es más importante, leal, no he solido caracterizarme por mi discreción. He opinado, opino, me mojo –de ahí lo de «al agua patos»–, escucho con interés y decido lo que creo que es más correcto. Y así será mientras mi conciencia me lo exija. Espero que muchos años.

Vivimos momentos de zozobra. Es conocida la máxima ignaciana de «en tiempos de zozobra no hagas mudanza» pero siento que o hacemos algún tipo de mudanza o la casa se nos termina de caer a cachos.

El panorama surgido tras las elecciones generales del pasado 20 de diciembre deja un escenario en el Congreso de los Diputados distinto de todos los conocidos hasta ahora.

He dicho que me voy a mojar y me siento empapado cuando afirmo que una buena parte de los que tradicionalmente votaban siglas socialistas –PSOE y PSC– se han decantado por la papeleta encabezada por ese personaje al que tanto hemos criticado, con quien tanto nos hemos enfadado y que en tantísimas ocasiones, desde una aparente pureza moral que es ajena al género humano, nos tildaba de «casta».

A pesar de la crisis que pueda estar sufriendo actualmente, jamás un partido ha tenido un éxito semejante. En poco más de dos años surgen de la nada, se organizan (reciben ayuda de los medios ansiosos de novedades, eso también es verdad) e irrumpen en el Congreso con sesenta y nueve escaños (me vais a permitir que simplifique e incluya en este montante al Compromís de Mónica Oltrà, las Mareas, nuestros paisanos catalanes, etc.). Y se quedan a  unos pocos cientos de miles de votos, a nivel estatal, del PSOE. Para que nos hagamos a la idea, conviene recordar que los tiempos más gloriosos de Julio Anguita, la formación de izquierdas apenas sobrepasó la veintena de escaños.

Paradójicamente, no se definen como formación «de izquierdas», cosa que sí hace el PSOE (también voy a simplificar y decir «PSOE» y no «PSOE-PSC») o, claro está, yo mismo. Sin embargo, aunque sigan la estrategia de no definirse claramente, nadie duda del carácter izquierdista de sus propuestas.

Nos han pillado con el pie cambiado. El rey les pregunta «¿qué queréis hacer?» y responden «queremos a Pedro Sánchez de presidente del gobierno pero en gobierno de coalición y nos pedimos la vicepresidencia», ¡con un par! Y nos debatimos entre el estupor, la perplejidad y, en algunos casos, la ira. ¿Cómo se atreven a hacer esta propuesta en una rueda de prensa antes de comentarlo con nosotros? No sé si son estas las «nuevas formas de hacer política» que necesita España pero el hecho es que esta extraña puesta en escena provoca dos consecuencias: el vergonzoso y vergonzante paso atrás de Rajoy y el subsiguiente encargo, por parte del Jefe del Estado para que Pedro intente recabar los apoyos necesarios para formar gobierno. Y aparece el vértigo.

Llevo muchos años en el PSC y en multitud de ocasiones he escuchado aquello de «ponéis el intermitente a la izquierda y giráis a la derecha» y a veces, muchas veces, he admitido con cierta pesadumbre que es cierto.

No me gusta este nuevo Podemos. Salió, lo dije en su momento, y consiguió colocarnos un espejo delante en el que vimos nuestra imagen deformada. E hizo renacer en mucha gente joven el interés por la política, o le dio unas banderas en las que creer. Pero me enerva ese aire de suficiencia y altura moral del que hacen gala sus dirigentes; el día que su secretario general soltó aquello de que quizá Pedro Sánchez sería presidente del gobierno por una «sonrisa del destino» se me vino a la cabeza una imagen: la de la necesidad de un tradicional acto de pedagogía materna que no voy a describir para que no parezca que hago apología de la violencia.

He analizado con detenimiento su programa electoral. El programa, el contrato que firmamos con la sociedad «vosotros nos votáis y nosotros hacemos esto». No observo con el nuestro diferencias insalvables que empujen necesariamente a esa «gran coalición» que parece estar pergeñando Rivera (bien conocido en Catalunya, por cierto y que tampoco me gusta).

Escucho a compañeros y compañeras del partido hablar de «líneas rojas» en torno a la firmeza en determinados asuntos en los que, honestamente, tampoco creo que el desencuentro sea tan excesivo como para no podernos sentar a negociar.

La aritmética es la que es y las posibilidades que dimanan de ella son básicamente tres: esa «gran coalición» que, por cierto, dejaría Podemos de primer partido de la oposición; gobierno de coalición con Podemos y la tercera, lo que se me antoja un enorme fracaso de todos y todas: nuevas elecciones.

Me mojo, siempre me mojo y observo que el PSOE y España se encuentran ante una oportunidad histórica que el miedo, la incertidumbre, las presiones externas e internas, el vértigo nos pueden hacer dejar escapar. No debería ocurrir.

Pedro Sánchez es un líder fuerte. Ha demostrado en la resolución de algunas crisis internas que no es ningún pelele, todo lo contrario. Pedro Sánchez no es Rajoy, no es de los que dejan que los problemas se pudran hasta desaparecer. La fortaleza es razonable garantía de éxito cuando la realidad nos enfrenta a nuestros propios miedos.

Tenemos una oportunidad, quizá, única, de darle una vuelta a este sistema democrático que languidece y precisa de un impulso que solo es posible desde la osadía.

Hagámoslo.

Y de paso, dejemos de tratar a los independentistas que marean esta sociedad catalana nuestra, que participan también en crear problemas donde no los había, como si fueran apestados con los que no se puede hablar. Representan a un sector importantísimo de la población catalana al que no se puede seguir ninguneando, con el que no vale solo hinchar el pecho y gritar muy alto «unidad de España». Ni vale golpearles con la letra de la Constitución Española. Hay que sentarse a hablar, iniciando una tranquila pero inmediata política de gestos de acercamiento. Lo contrario no hace más que alimentar el sentimiento de ataque y de enemigo externo en las filas independentistas.

España tiene una oportunidad de cambio real y los socialistas no debemos perder la ocasión de… Click Para Twittear